El espejo del juicio

Siempre me he preguntado, cómo es posible que alguien pueda ver “defectos” en los demás pero no logre verlos en sí mismo. Es del tipo de persona a quien la gente le pregunta: “¿acaso no te has visto en un espejo?” Seguramente sí se ha visto… pero solo ha visto lo que quiere ver. Su visión estrecha y egocéntrica solo le permite juzgar a los demás por sus defectos para sentirse superior y niega padecerlos porque aún no puede verse con claridad.

Sin embargo, solo podemos ver en los demás rasgos que nosotros mismos tenemos, porque solo podemos identificar lo que conocemos. De otro modo no lo veríamos. De la misma forma en que todos conocemos los colores y por eso podemos identificarlos, un ciego que recupera su visión gracias a una cirugía, no sería capaz de identificarlos porque no los conoce. Así es la persona que juzga, un ciego a quien todavía no le han hecho una cirugía para ampliar su visión.

Juzgamos a nuestros padres pero no somos capaces de ver que heredamos sus rasgos mentales. Solo después de mucho tiempo algunos llegan a decir “me convertí en mi padre”. Criticamos a nuestros hijos, pero no podemos ver que les enseñamos nuestros miedos. Muchos padres discuten por el comportamiento de sus hijos y usan la frase “eso lo heredó de ti, no de mi” para no admitir su responsabilidad. Juzgamos a nuestras parejas pero no logramos ver que nos relacionamos con ellos porque inconscientemente buscamos a alguien “igual a nosotros” con todo el sentido de la expresión: tanto por su lado luminoso (dioses) como por su lado oscuro (demonios).

Pero nuevamente, solo vemos en el otro lo que anhelamos ver, dependiendo de nuestra motivación. Es así como por ejemplo, nuestra pareja se convierte en nuestra “media naranja” cuando nos hace sentir bien, pero cuando ocurre lo contrario “el defecto es del otro”. El escritor alemán Herman Hesse nos dice:

Si odias a alguien,
odias algo en esa persona que es parte de ti.
Lo que no es parte de nosotros
no nos perturba.

Cualquier persona que agite tu mente y “te haga juzgarlo” será un maestro que te ayuda a ver tus propios demonios, en otras palabras, tus propios miedos, apegos e ilusiones. Será un maestro que te enseña a ampliar tu visión si purificas tu mente de esos demonios.

De manera que para conocernos mejor, podemos usar a los demás como espejos. Cada vez que juzguemos a otros, estaremos viendo una parte que negamos en nosotros mismos. Todo lo que pienses o hables de otros, también habla de ti. Por eso, cuando veas defectos en otros, esfuérzate primero por cambiarlos en ti.

En este sentido, la Astrología puede ayudarnos a ver y transformar nuestros propios demonios, a juzgar menos y comprender más a nuestros semejantes. Sin embargo, ni el mejor de los astrólogos podrá ayudarte si solo ves lo que quieres ver.

Siempre recuerda mirarte en el espejo del otro y preguntarte qué ves, pero también pregúntate ¿qué no ves?

Rubí Saki Shō • Astróloga

Vernos más allá de Saturno

astronomy-2064256_640Desde la Tierra, el último planeta del sistema solar que podemos ver en el cielo usando sólo nuestros ojos, es Saturno. Simbólicamente hablando, esto quiere decir que nuestra consciencia individual está limitada por lo que alcanzamos a ver. Por este motivo, en Astrología Saturno representa las limitaciones del ser humano.

Para que el hombre pueda integrar su consciencia con la consciencia universal, es necesario que se libere a sí mismo de sus limitaciones. En otras palabras, hace falta que se libere de sus miedos, ya que éstos paralizan, castran, matan y mantienen a la consciencia desactualizada y empobrecida.

En primer lugar, para poder deshacernos de estos miedos, es importante entender que se tratan de herencias mentales de nuestros ancestros, de manera que vivir con miedo es convertir el pasado ancestral en nuestro presente. Pero los temores que sintieron nuestros padres, abuelos y bisabuelos, ya no corresponden con nuestras vidas y no tenemos por qué seguir dándoles poder.

En segundo lugar, hace falta que seamos conscientes de cuáles son nuestros miedos y de cómo tendemos a disfrazarlos con nuestros juicios y explicaciones “perfectas” de por qué hacemos o no hacemos algo en particular.

Podemos llegar a decir que “nos gusta” nuestro trabajo porque tenemos miedo a cambiar; podemos llegar a decir que “estamos bien” sin pareja porque tenemos miedo a la intimidad; podemos llegar a decir que nos casamos “por amor” cuando en realidad lo hacemos porque tenemos miedo a la soledad y así sucesivamente.

¿Hasta cuándo alimentarás el miedo al cambio, a ser tú mismo, a actuar, a equivocarte o a ser diferente? Pero sobre todo ¿hasta cuándo tendrás miedo de abandonar tu miedo? ¿Hasta cuándo tendrás miedo de que tu ego se desintegre?

Cuando no nos sentimos libres es porque estamos esperando que alguien nos rescate de nuestra prisión. ¿Hasta cuándo vamos a esperar? El Señor Buda enseñó que debemos trabajar diligentemente en nuestra propia liberación para poder ayudar a todos los seres sensibles.

Si todavía sientes miedo, es porque no has comprendido la naturaleza ilusoria y transitoria de todos los fenómenos, incluyendo nuestra existencia, pero si esto te parece muy complicado, simplemente no juzgues nada y adáptate a los cambios.

Astrológicamente hablando, ve más allá de Saturno. ¡Más allá debemos vernos todos!

Rubí Saki Shō • Astróloga

Karma y liberación

candles_resized

A la Astrología también se le puede llamar “Ciencia del karma” puesto que sirve para conocer y entender las tendencias kármicas con las que una persona tendrá que lidiar en su vida. Ya que los astros se mueven constantemente, los campos energéticos cambian. Es así como los seres humanos se ven afectados por diferentes campos energéticos dependiendo del lugar y momento de su nacimiento.

Es importante destacar que el karma es también un cúmulo de tendencias inconscientes heredadas de nuestros ancestros y no se trata como muchas personas creen, de la fuerza definitiva que controla nuestras vidas. Nuestro karma también es lo que hacemos con esas tendencias inconscientes. Podemos decidir entre seguir causando sufrimiento, tanto a nosotros mismos como a los demás o crear una vida armónica que nos beneficie a todos. La liberación también es una “oferta” de tu karma, solo hace falta que quieras liberarte.

Al respecto, el Maestro Zen Taisen Deshimaru nos dice: “La noción de karma no excluye la posibilidad de escapar del propio destino. La voluntad del hombre puede intervenir en su karma y transformarlo. El ser humano no es un organismo definitivamente estructurado y rígido. […] Una multitud de posibilidades se le ofrecen, que van desde la rigidez tenaz, afirmación del ego, la flexibilidad más adaptable, hasta el eventual abandono del ego.”

Independientemente de cual sea tu tendencia inconsciente, puedes liberarte de ella por medio de tu voluntad. ¿Y cómo puedes saber si estás actuando de acuerdo a tus tendencias inconscientes? La respuesta es muy sencilla. Lo sabrás si estás sufriendo o si no experimentas una paz inquebrantable.

¿Qué haces con tu tendencia al sufrimiento, actúas siempre de la misma manera o asumes una nueva disposición ante tu sufrimiento? Si tu vida no cambia, es porque haces lo mismo día tras día. Para lograr algo que nunca has logrado, debes hacer algo que nunca has hecho.

¿Qué haces con tu tendencia al deseo, los excesos, la avaricia, el apego, la gula, el abandono del cuerpo (gordura, anorexia, drogadicción, alcoholismo, intoxicación), la cólera, la tristeza, la rabia, el rencor, los celos, la pereza, el orgullo, la arrogancia, la ignorancia, la distracción, la duda o a las percepciones erróneas?

Ahora sabes que no puedes culpar al karma.

Rubí Saki Shō • Astróloga

No hace falta esperar

women-697928_640

Muchas personas acuden a las consultas astrológicas para saber cuándo llegará la felicidad que tanto anhelan, bien sea en forma de salud, oportunidades, trabajo, dinero o amor. Creen que los astros “retrasan”, “favorecen” y hasta “impiden” ciertos asuntos, dejándoles una sensación de resignación o impotencia ante sus circunstancias.

Esta creencia se ve reforzada por algunos astrólogos que todavía utilizan términos de la Astrología Medieval para hablar del presente (Saturno prohíbe, Mercurio retrógrado retrasa, etc.)

Sin embargo, no somos víctimas del tiempo, ni marionetas de los planetas. Los asuntos no “se atrasan” ni “se adelantan” por sí solos, sino que es el mismo ser humano quien inconscientemente los retarda o conscientemente los crea.

El concepto del tiempo nos ilusiona, nos desanima, nos hace sentir como si no pudiéramos hacer otra cosa más que esperar sentados hasta que Mercurio deje de retrogradar para comunicarnos mejor o que Saturno retorne para hacernos cargo de nuestras vidas.

Tampoco somos víctimas del universo. Solo vivimos a merced de las energías que nos rodean cuando nuestra mente y cuerpo son débiles; cuando no somos capaces de adaptarnos a las circunstancias, sino que pretendemos adaptar el universo a nuestra comprensión limitada de la vida.

Entonces ¿qué podemos hacer para crear conscientemente la plenitud que tanto anhelamos? Las interpretaciones astrológicas solo nos indican nuestras cualidades y las tendencias mentales inconscientes que nos hacen sufrir, pero somos nosotros quienes debemos tomar los pasos necesarios para transformar estas tendencias en algo constructivo tanto para nosotros como para los demás.

En Astrología, los planetas solo son indicadores que muestran la interrelación entre el universo y la consciencia humana. No son tiranos que nos hacen la vida desgraciada ni dioses que nos favorecen.

No es necesario esperar a que los planetas se muevan, porque no existimos más que aquí y ahora. Solo tu voluntad y tu convicción de encarnar la felicidad, hará posible que seas feliz. Quien realmente quiere ser feliz, no espera las condiciones para serlo.

Rubí Saki Shō • Astróloga

¿Qué podemos hacer con los retrógrados?

retrograde-motion-mars-july200-February2006-Tunc-Tezel

Desde hace varios años, el planeta Mercurio se ha vuelto muy famoso gracias a sus períodos de retrogradación. No solo se ha hecho muy popular sino que ha causado pánico entre la gente, hasta el punto de hacerles paralizar sus vidas cuando Mercurio empieza a retrogradar. Sin embargo, no es necesario, ni saludable, asumir esta actitud tan extremista, puesto que la influencia de los planetas retrógrados solo es dañina cuando no se comprende su significado.

Muchas veces la gente piensa que un planeta retrógrado retrocede en su órbita, pero esto no es así, ya que los planetas nunca retroceden, solo parecen regresarse en su trayectoria por el cielo. Este fenómeno ilusorio ocurre gracias a que los planetas orbitan a diferentes velocidades alrededor del Sol.

Ahora bien, ¿es necesario paralizar nuestras vidas y escondernos en un sótano hasta que el período de retrogradación se acabe? Definitivamente no. Lo único que debe hacerse es actuar conscientemente y esto solo puede lograrse cuando se comprende el significado del planeta y cómo se manifiesta en nuestras vidas.

En general, el efecto de la retrogradación es “agitar” o “torcer” un poco la mente de los seres humanos para elevar la consciencia individual y colectiva. Se trata de un período en el cual es necesario revisar cómo hemos estado usando o expresando la energía de ese planeta.

A veces, varios planetas retrogradan al mismo tiempo como en el caso de Mercurio, Venus, Júpiter y Saturno, que coincidirán del 10 al 14 de abril de 2017. Por este motivo, explicaré cuál es la disposición mental más saludable que podemos asumir durante esos días.

Por una parte, Mercurio representa nuestra forma de pensar y de comunicarnos, por esta razón, es necesario que cada uno se pregunte:
• ¿Cómo es mi forma habitual de pensar y de hablar?
• ¿Acaso mis pensamientos y palabras tienden a ser egoístas y hacen sufrir a los demás o van dirigidos al bienestar de todos?
• ¿Me responsabilizo por las consecuencias de lo que pienso y lo que digo?
• ¿Soy capaz de ver cómo la calidad de mis pensamientos determina la calidad de mi vida?

Por otra parte, Venus se relaciona con el equilibrio, lo bello o armónico. Cuando este planeta retrograda las circunstancias nos llevarán a preguntarnos:
• ¿Cuál es el ideal que tengo acerca de la armonía?
• ¿Este ideal solo me beneficia a mi o a todos por igual?
• ¿Cómo me relaciono o armonizo con los demás?
• ¿Valoro a los demás tanto como a mi mismo?
• ¿En qué estoy dispuesto a cambiar para llevar una vida más equilibrada?

A grosso modo, Júpiter se relaciona con nuestro sistema de creencias o las ideas que nos rigen, por lo tanto, cuando éste retrograda es importante que cada quien se pregunte:
• ¿Cuáles son las creencias que tengo acerca de mi, de los demás y de la vida en general?
• ¿Soy capaz de ver cómo mis creencias determinan la calidad de mis relaciones y de mi vida?
• ¿Soy capaz de respetar las convicciones de los demás?
• ¿Puedo ver que mis creencias son solo el resultado de mis experiencias y mi comprensión y no necesariamente la verdad absoluta?
• ¿Eres capaz de cuestionar tus propias creencias o te encuentras apegado a ellas?
• ¿Puedes ver que las creencias a las que te apegas, te impiden ampliar tu comprensión de la vida?

Por último, Saturno representa las normas o restricciones que nos imponemos nosotros mismos, aunque parezcan impuestas por otros, por tanto, cuando éste retrograda es necesario que reflexionemos sobre lo siguiente:
• ¿Cuáles son las normas o restricciones que me impongo yo mismo?
• ¿Soy capaz de ver que yo mismo me permito o prohíbo hacer las cosas?
• ¿Soy capaz de ver que yo mismo puedo liberarme de esas restricciones para llevar una vida más plena?
• ¿Puedo ver que soy el determinante de mi propia vida?

Cabe destacar que estas recomendaciones son útiles en cualquier momento de nuestras vidas y cada vez que éstos planetas retrograden.

Además de comprender el significado de cada planeta, es importante saber que los retrógrados no afectan a todos por igual. Incluso, puede ocurrir que una persona nunca se vea afectada adversamente por ellos. El yogi hindú Paramahansa Yogananda nos explica al respecto:

“Si tu cuerpo y tu mente son muy fuertes, serás impermeable a las vibraciones maléficas de las estrellas cuando empiecen a arrojar sus rayos sobre ti. Pero si tu mente y tu cuerpo son débiles gracias a tus hábitos alimenticios inconscientes, a tus pensamientos inconscientes, a tu mala disposición y a las malas compañías, entonces los rayos estelares podrán afectarte.”

Rubí Saki Shō • Astróloga

La mejor predicción de todas

shootingstar_resized

Muchas personas acuden a la Astrología para conocer su futuro. Semanalmente leen su horóscopo para saber si les irá mejor en los próximos días o piden un retorno solar cada año para saber qué “les ocurrirá” . Sin embargo, existen dos asuntos importantes que la gente debe saber acerca de la Astrología Predictiva. La primera es que no todos los astrólogos saben predecir. Muchos hacen ver que “saben hacerlo” solo para impresionar. La segunda es lo que verdaderamente significa el “deseo de conocer el futuro” desde el punto de vista mental.

La gente solo desea saber si su vida mejorará o empeorará. Me pregunto: si es “bueno” lo que te va a ocurrir, ¿para qué necesitas saberlo?, y si te ocurrirá algo “malo” ¿para qué necesitas saberlo? Vivir con la esperanza de que algo “mejor” te pasará, solo revela una profunda insatisfacción con tu presente. Vivir con el sufrimiento de saber que algo “peor” te ocurrirá, solo hará que te preocupes por un futuro que ni siquiera existe y te impedirá hacer de este preciso instante el mejor momento posible. ¿Qué sentido tiene conocer el futuro si ni siquiera sabes vivir en el presente? ¿Acaso no es más importante aprender a vivir o disfrutar en el presente?

Para que te ocurra el mejor futuro posible, también tienes que hacer de este presente el mejor presente posible (para ti y los demás). Y para ello, es necesario que te conozcas y te abandones a ti mismo, en otras palabras, que dejes de usarte como referencia para todo. Que dejes de creer que tu sufrimiento, tus ideas, tus percepciones y tus experiencias son las únicas verdades. Que dejes de hacerte víctima de las circunstancias y hacerte responsable por ellas.

Solo cuando estás completamente presente puedes “crear cualquier futuro” o estarás tan vivo y satisfecho con tu presente que ni el pasado ni el futuro te importarán. La mejor predicción de todas, solo la puedes crear tu mismo.

No estoy diciendo que la Astrología Predictiva sea inútil o perjudicial. Solo lo es cuando se convierte en un apego, en una adicción. Hacer que los clientes o el público dependan de ella, es alimentar su insatisfacción y deseos de escapar, esperando que un futuro mejor “ocurra”.

Pienso que la forma más saludable de practicar Astrología (y es la forma en que prefiero practicarla), es enseñando a las personas a conocerse muy bien y a abandonarse a sí mismas, en vez de reforzar egos, alimentándolos con ilusiones.

Rubí Saki Shō • Astróloga

“Todos son iguales”

cookies

Muchos de nosotros hemos escuchado a alguna mujer decir con resignación o frustración que “todos los hombres son iguales”, o a algún hombre decir que “todas las mujeres son iguales”.

Estas personas no se dan cuenta de que es imposible aseverar semejante cosa. Por una parte, utilizar la palabra “todos” implica que han conocido muy bien a todos los hombres o mujeres del universo, lo cual por supuesto, es imposible. Por otra parte, los hombres y mujeres que hacen tales generalizaciones, solo están juzgando a los demás como si ellos no tuviesen nada que ver en la reacción que producen en los otros.

Antes de aseverar que “todos son iguales”, por qué no mejor me pregunto si ¿será que siempre actúo de la misma forma y produzco la misma respuesta? Seguramente casi nadie se lo pregunta, ya que bajo la mirada de nuestro ego, los demás son los únicos responsables de nuestro sufrimiento.

Cada ser humano vive en un círculo vicioso de sufrimiento, producido por sus propios pensamientos habituales e inconscientes, que solo se romperá cuando deje de juzgar a los otros y aprenda a observarse y aceptarse a sí mismo. Una vez hecho esto comenzará a actuar distinto y a producir otra reacción en los demás.

La interpretación de la carta natal de un individuo, muestra cuáles son las tendencias inconscientes de comportamiento que lo mantienen en este círculo vicioso y cómo puede salir de él mediante un cambio de actitud.

Ahora sabes que no todos están “cortados con el mismo molde” sino que siempre actúas igual.

Rubí Saki Shō • Astróloga